El laboratorio de calidad

CHALLENGER se ha dotado recientemente de avanzados equipos, para poder comprobar mejor la resistencia de los componentes a la rotura, la deformación o el envejecimiento.